Borrar el rastro en las redes sociales no siempre fácil. Hace unos años este problema no existía porque la información que circulaba en internet sobre una persona a menudo era poca y formal. Sin embargo, con la proliferación de la web 2.0, las redes sociales y la interacción, el ciberespacio está repleto de biografías (tanto oficiales como no autorizadas).

suicide machine

Hay diferentes motivos por los que querer eliminar información sobre uno mismo en Internet, ya sea toda o parte de ella. Las primeras demandas de borrado de rastro en la red corrieron a cargo de familiares de personas fallecidas, a quienes les resultaba muy desagradable continuar viendo activas las redes sociales de sus allegados. De hecho, muchas empresas funerarias ofrecen ya servicios de borrado de rastro virtual.

Pero no hace falta estar muerto, ser espía o testigo protegido para querer desaparecer del mapa. La red es un arma de doble filo en la que cabemos todos, y entre ese “todos” también hay personas que difunden información, verdadera o falsa, que puede afectarnos en la vida y el trabajo. No siempre las publicaciones son halagadoras. Por ejemplo, no es agradable verse reflejado en una red social en situaciones comprometidas, que además puede acarrear graves consecuencias, hasta el punto de perder el trabajo por un comentario en las redes o una imagen desafortunada.

Internet se hizo eco de esta demanda y surgió por ejemplo la web Suicide Machine, que borra en poco tiempo, cómoda y fácilmente la información en internet de una persona en Facebook, Myspace, Twitter y LinkedIn. En esta línea nació Seppukoo con la misma misión que la anterior y una curiosa estética samurái, pero controversias con Facebook, que alegaba que es un ataque a un servicio en donde el propio usuario puede desactivar su cuenta si lo desea, obligaron a esta web a cerrar.

Una mala crítica en un foro, un multa expedida y publicada en un Boletín Oficial, suscripciones, archivos e incluso fotos etiquetadas en redes sociales puede suponer un perjuicio para muchos usuarios que, por ejemplo, estén buscando trabajo. Para estos casos más complejos surgió una iniciativa española llamada Salirdeinternet, en la que abogados especializados ofrecen sus servicios desde sólo 50 euros y con devolución si no lograran eliminar la información que no quieres que circule por la red.

Y es que desaparecer del mapa no siempre es tan fácil.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies