¿Has buscado alguna vez tu nombre en Google? Si es así, has hecho egosurfing, algo a lo que casi todo el mundo ha jugado alguna vez y que no es sólo cosa de narcisistas, también es de precavidos.

En muchos casos es conveniente saber qué se dice sobre nosotros o nuestra marca por Internet, especialmente en estos tiempos en los que la búsqueda de trabajo es uno de los empleos más comunes, en los que es más importante que nunca pensar en cómo afecta toda esa información que circula sobre nosotros a las posibilidades laborales.

egosurfing letrasRevisar qué post están públicos en tus perfiles sociales, mirar qué referencias hay con tu nombre en Google, en qué posición aparece tu marca o qué imágenes de ti hay circulando por la red puede ser importante porque los departamentos de recursos humanos cada vez buscan más estas referencias en internet para comprobar las características del candidato. Si vas a navegar en busca de ti mismo, ten especialmente en cuenta la información de LinkedIn, Xing, Google y Twitter, que no sólo son las más accesibles, sino que son las que están más asociadas al ámbito laboral.

Para tener una idea real de lo que se dice es aconsejable hacer egosurfing  a través de la navegación privada. No olvidéis que la caché del ordenador guarda las búsquedas que habéis hecho, por lo que, si no es la primera vez que lo haces, los resultados en Google no serán exactamente los mismos que le aparecerían al jefe de recursos humanos, ya que tus intereses están guardados y se tienen en cuenta a la hora de ofrecer resultados de búsqueda. Si nunca lo has hecho es sencillo: sólo hay que cliquear en “herramientas” de la barra de menú superior y escoger “iniciar navegación privada”.

La privacidad es otro de los grandes argumentos para navegar en Google buscando qué se dice de uno. Aun cuando Facebook, Twitter y otras redes personales no estaban todavía en auge, conseguir un email o incluso un teléfono es desde siempre tremendamente sencillo. Casi nadie se lee las políticas de privacidad cuando introduce sus datos en páginas de las que da por supuesta su legalidad… al fin y al cabo todo el mundo tiene cuenta en Gmail, ha usado Google map, Blogger, Youtube o cualquiera de sus múltiples y exitosos productos. Para quienes no sepáis la influencia de los tentáculos de Google, aquí va un vídeo de animación que parodia la nueva privacidad de Google.

Vídeo parodia de privacidad de GoogleUn rato de egosurfing  (como todo, con moderación) y algo de reflexión te mostrarán qué sabe de ti el mundo. Otra cuestión más complicada es que, de encontrar algo desagradable, sea sencillo deshacerlo o eliminarlo. Si este es tu caso, si buscándote has encontrado la publicación de una multa, una duda, un insulto, datos personales o cualquier otra información que no desees que sea pública, necesitas un suicidio digital.

Está en cada uno decidir si lo hace por narcisismo o pòr precaución. Sin duda mucha gente hace egosurfing  para verse, leerse, escucharse… para satisfacer el ego surcando las olas del gigante Google, pero también gracias a muchos de ellos la red está llena de tutoriales, de artículos y opiniones, de recopilaciones de datos útiles y un largo etc. de contenido creado, a menudo de forma altruista, por todos esos egosurfistas que son un activo importante del conocimiento cocimiento colectivo y del espíritu 2.0.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies